26 de noviembre de 2023

Nagasaki (Jardines Glover) y tren a Kumamoto

Tras una noche preocupante, amanecimos con la buena noticia de que Chicha se pondría bien. Y, tras estar un rato con Laura y Hira, decidimos que lo mejor era que intentaran descansar e ir nosotros a hacer la última visita en la ciudad.

Laura nos insistió en que fuéramos a ver los Jardines Glover, una bonita atracción turística que, si bien nos pareció más pequeño de lo esperado, mereció la pena. 

Jardines Glover

Estos jardines son un museo al aire libre, situado encima de una colina, en la zona donde se establecieron los comerciantes extranjeros tras la apertura en el periodo Meiji (1859), y que alberga varias de las mansiones de los comerciantes que lograron enriquecerse.

En concreto, está situado donde construyó su mansión Thomas Blake Glover, un escocés que contribuyó mucho a la industrialización de Japón y que apoyó la revolución Meiji contra el shogun. 
El resto de edificaciones se movieron de su ubicación original al recinto de los jardines y ahora forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO como conjunto de "sitios de la revolución industrial del Japón Meiji: hierro y acero, astilleros y minería de carbón".

Los jardines tienen dos entradas, una en la zona baja de la colina, en frente de la iglesia Oura, y la otra en la zona alta de la colina. ¡Pero hay truco! Y es que existe un ascensor inclinado, llamado Glover Sky Road que te sube hasta esa entrada. 
Para llegar a ambas entradas hay que tomar el tranvía 5 (verde) y bajarse en "Oura tenshudo" (para la 1ra entrada) o bien en la siguiente y última parada, Ishibashi, para subir con el ascensor.

Jardines Glover

Si optáis por empezar por abajo, dentro de los jardines hay escaleras mecánicas para ayudar con los desniveles de los jardines, en caso de no querer subir todo cuesta arriba, y el resto son rampas por lo que todo el jardín es accesible. 
Nosotros preferimos entrar por arriba e ir bajando tranquilamente.

Jardines Glover
La entrada cuesta 620¥ y te dan un mapa donde vienen marcadas las 9 edificaciones además de otros detalles de los jardines (como una fuente pública de la época Meiji) y 3 piedras con forma de corazón que puedes buscar por el pavimento. 
También te explica la historia de los destacados comerciantes a quienes pertenecían las mansiones, en inglés, y es que el resto de información que encontraréis por los jardines está, mayormente, en japonés. 
Cuando fuimos estaban reformando bastantes cosillas, quien sabe si aprovecharán para ampliar información. 
Por si preferís tenerla en español, os dejamos la guía de Japonismo donde tienen la historia de cada edificio.

Jardines Glover

De hecho nosotros no pudimos disfrutar, por desgracia, de todos los edificios. Porque varios de ellos estaban siendo reformados al completo. 
Aún así, los jardines son muy bonitos y nos gustaron como visita relajada.

El primer edificio, nada más entrar (por arriba), impresiona: La antigua casa del muelle nº2 de los astilleros de Mitsubishi (donde se alojaban las tripulaciones de los barcos que estaban siendo reparados).

Jardines Glover

Y las vistas, que hay desde arriba, de la ciudad y el estanque, son una maravilla. 

Jardines Glover

Allí también están unos pequeños estudios, donde puedes vestirte con los trajes de época occidentales, para pasearte y hacerte fotos. Algo que triunfa entre las chicas japonesas, y las veías con sus amigas disfrutando de la mañana, haciéndose fotos juntas. 

Jardines Glover

Una de las mansiones de las que sí pudimos disfrutar es la de Ringer. Otro comerciante prominente, que empezó con la exportación de té pero acabó metido en varios sectores y actividades diferentes, contribuyendo también de forma destacada en el desarrollo económico de la ciudad. 

Jardines Glover

Ésta es una de las que conserva el mobiliario y la recreación de la época.

Jardines Glover

Bajando nos encontramos con una pequeña placita, con una fuente muy chula (con estatuas relacionadas con Madame Butterfly) y donde hay la cafetería, cuyo edificio fue el primer restaurante de cocina occidental en Japón.

Jardines Glover
Jardines Glover

Y, por suerte, otra de las grandes mansiones, que también pudimos disfrutar, es la Glover. La gran protagonista de los jardines y que es el edificio de madera de estilo occidental más antiguo de Japón. Realmente preciosa.

Jardines Glover
Jardines Glover

Está cerca de la entrada inferior y creemos que es la guinda perfecta para la visita, así que recomendamos hacer como nosotros e iniciar el recorrido por arriba. 

Aquí nos ofrecieron hacernos gratis una foto, que iría incluida en una mini réplica de un diario de la época. Y después, obviamente, te muestran otras opciones de pago pero que podéis rechazar amablemente si no las queréis (La mayoría de japoneses así lo hacían. Vamos, que no os mirarán mal por ello).
Jardines Glover

Al salir, pasas por el Museo de las artes tradicionales de Nagasaki, donde pudimos contemplar la exposición de diferentes objetos usados en los festivales de la ciudad y ver unas proyecciones de dichos festivales. Laura y Hira ya nos habían comentado que son muy vistosos y bonitos, y esto nos confirmó que sería genial ir a ver alguno.

Jardines Glover

Era ya casi la hora de comer, así que decidimos no pararnos mucho en la zona, a pesar que ahí se encuentra la iglesia cristiana más famosa de Japón: la iglesia Oura. 
Para entrar a ella hay que pagar 1000¥ y, si bien dentro hay también una exposición sobre la historia del cristianismo en el país, optamos por no hacerlo en este viaje e ir a comer algo. 

Iglesia Oura

Por cierto, que bajar por la callecita que lleva al tranvía, con hambre, fue casi una tortura, puesto que, al ser la entrada principal tanto para la iglesia como para los jardines, está llena de tiendecitas vendiendo dulces como el kasutera. 
Pero a Jordi le apetecía tonkatsu y, tras los días que llevaba sin mucho apetito, decidimos ir a la zona del puerto de Dejima que sabía que había un Ringer Hut (la cadena donde comimos champon y tonkatsu con las sensei).
Al llegar, vimos que había bastante cola. Sin embargo, en la planta de arriba, había otro restaurante de solo tonkatsu, llamado: Hamakatsu. No solo no tenía cola sinó que además era de los que te preparas tú mismo la salsa. ¡Nos encanta!

Tonkatsu
Tienen el menú en inglés y también las instrucciones, donde te explican que has de escoger entre dos tipos de arroz, dos tipos de sopa miso (a mi me gusta más la blanca y a Jordi la roja) y el tipo de col. Todo eso te entra en el set y puedes repetir cuanto quieras, pero solo de los acompañamientos.
En cuanto al plato principal, escogimos el especial hamakatsu (con tres tipos de corte, uno de ellos con queso) por 1350¥ cada uno (recordad que el agua es gratis).

Estaba delicioso, y lo divertido es poder moler tú mismo las semillas de sésamo y agregarle la salsa que quieras (consejo, no pongáis muchas semillas de golpe, porque si no quizás acabéis teniendo que echar mucha salsa para rebajarlo jeje).

Tonkatsu

Después de comer, regresamos con Laura y Hira, para cerrar maletas, pasar un ratito juntos y ya irnos a por el tren rumbo a Kumamoto...
Fue una despedida durita, porque dejábamos a Chicha pachuchilla, y porque nos hubiera gustado poder disfrutar más con Jordi, sin enfermedad de por medio. Eso sí, con muchos abrazos y lagrimillas en los ojos, pero con "nuestra promesa de Febrero". ^_^

Una vez en el tren, recibimos este vídeo de parte de Laura: Hira había grabado como nos íbamos en el Shinkansen. 😭😭😭 ¡En todo el kokoro (corazoncito)!
¡Nos acabábamos de ir y ya las echábamos de menos! 😭



Pero en fin... el viaje tenía que continuar y para llegar a Kumamoto tuvimos que hacer dos trasbordos (llevábamos algo de merienda, eso que no falte) y llegamos bastante cansados. Pillamos tranvía hasta la zona del hotel, cerca del castillo (ver post de alojamiento) y poco más que bajar a cenar para echarnos a dormir.

Estábamos tan cansados, que nos quedamos en un ramen de justo enfrente del hotel. Allí tenían uno típico de la zona, con aceite de ajo tostado (1000¥ cada uno). 
Estaba bien, pero no lo pondríamos en nuestros favoritos. El aceite se nos hizo un poco demasiado y preferimos el ramen tonkotsu puro, sin ese aceite.


A pesar que habíamos llegado ya oscurecido, Kumamoto se me volvía a antojar una ciudad más "típica japonesa", aunque cada una tiene su personalidad obviamente... Pero es que Nagasaki es especial.
Al menos, me volví con esa sensación. Es diferente, muy suya cultural y visualmente. 
Y, aunque nosotros la visitamos con calma (en especial porque Jordi necesitaba descanso y queríamos disfrutar de los momentos con nuestras amigas), dedicarle solo una excursión de un día desde Fukuoka, como mucha gente hace, nos parece insuficiente.

No diría que Nagasaki me ha enamorado como ciudad, pero sí me ha enganchado como visita: desde sus famosos rincones llenos de historia, algunos de ellos muy tristes, hasta los menos conocidos y que son pequeñas joyas alejadas del bullicio. 
Por su mezcla de culturas, su gastronomía... diría que ¡Nagasaki tiene un sabor y un color especial!
(Con permiso de los sevillanos jeje)

¡Ah! Y si queréis saber mis impresiones sobre porque me parece visualmente diferente, en este podcast lo comenté con las sensei. ^_^

💖



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...