22 de mayo de 2018

Restaurante Rokuseki en Vigo

Desde que vi publicada la noticia de la apertura de este restaurante en Galicia tuve claro que lo visitaría, y que lo haría con mis padres: ¿Un auténtico japonés con yakiniku de carne wagyu? ¡No nos lo podíamos perder!

Y aunque no suelo escribir post solo de un restaurante (para Barcelona hice un recopilatorio de restaurantes japoneses), creo que merece la pena que de a conocer éste pequeño rincón de gastronomía japonesa en Vigo. 


*Nota: NO hemos recibido ninguna invitación para escribir este artículo, al final de post detallaré la cuenta. 

El restaurante se encuentra en el Urban Market Progreso 41
Decir que tanto el mercado normal como el Urban Market merecen mucho la pena. Estuvimos dando un paseo y nos encantó. 
El mercado está muy limpio y hay tiendas especializadas en ciertos productos que tienen muy buena pinta. Y la zona del Urban Market, donde se concentran diferentes pequeños restaurantes, ha sido reformada y decorada con mucho gusto. 


Nosotros íbamos al Rokuseki pero la verdad es que todos los restaurantes tienen buena pinta y dan ganas de probarlos: pizzas, filloas saladas y dulces (creps gallegas), food truck de burgers...
¡Y no os podéis perder los baños!
En general un buen lugar donde ir a pasar el rato y comer. 

Pero hablemos del Rokuseki. 

Datos:

Ubicación: Ronda de Don Bosco, Vigo
Contacto: Se puede hacer la reserva vía Facebook o por teléfono: 654670310
Horario: 13-15:30h y 19:30-23h cerrado lunes todo el día y domingo por la tarde

Felipe y Natsumi (gallego y japonesa) se conocieron en Barcelona, trabajando en restaurantes japoneses, pero tomaron la decisión de abrir su propio restaurante en Vigo. Y no uno cualquiera, sino uno especial, dedicado a un plato muy valorado en Japón: el Yakiniku, o como lo llamaríamos aquí, carne a la brasa. 

Pero no una carne cualquiera, sino carne wagyu, la famosa ternera japonesa, de la cual la D.O. más famosa internacionalmente, pero no la única, es la de Kobe. Nosotros hemos probado diferentes D.O. en Japón y están todas deliciosas. 
Hablando con Natsumi, nos comentó que ellos van variando el origen de sus carnes, apostando siempre por una calidad excelente. 
Y es que la importación de wagyu no es fácil, por precio y por oferta/demanda. 


























El local es muy pequeño, así que recomendamos reservar, en especial si se va los fines de semana. 
La decoración nos encantó, a mi me transportó de golpe a esos pequeños restaurantes familiares que he podido visitar en mis viajes a Japón, y que tienen una atmósfera acogedora. 


Nos sentamos en la barra y empezamos a analizar la carta: unos cuantos entrantes y los diferentes cortes de wagyu. 
Mi madre y yo optamos por la sopa miso y mi padre por los yakisoba con wagyu como entrantes. Y después le pedí a Natsumi consejo sobre que 4 tipos de cortes nos aconsejaba probar (vienen en raciones de 100g) y nos recomendó: Zabu, Harami, Karubi y Sagari. ¡Todo un acierto!. Y un bol de arroz para acompañar.


























Tanto la sopa como los yakisobas estaban deliciosos, con mucho sabor. 

Pero sin duda el plato estrella es la jugosa carne que te cocinas tu mismo en el Shichirin, recipiente de cerámica japonés donde se pone el carbón vegetal. 
Nuevamente Natsumi nos aconsejó el tiempo ideal de cocción, aunque después cada uno puede modificarlo (a mi madre le gusta muy hecha y mi padre hasta probó un trozo crudo jeje para gustos...). 

¿Que decir de la carne? Pues que estaba deliciosa y jugosa, en especial el Sagari y el Karubi, aunque los cuatro cortes estaban muy buenos. 


























También tienen una extensa carta de sake y vino japonés, pero mi padre no se convenció y tiró por el del país. Además de refrescos japoneses.

Por último, tocaba degustar los postres. Ese día había mochis con mouse de naranja y un postre especial: Un Trampantojo de huevo de chocolate blanco y fruta de la pasión. 
No pudimos resistirnos y pedimos un mochi para cada uno y el especial para compartir. 
Bien, si los mochis estaban buenos, el huevo de chocolate con el maracuyá estaba increíble. No nos esperábamos que también los postres estuvieran a ese nivel. 
Lo acompañamos con un umeshu (licor de ciruela) dulce y suave que le venía perfecto, que nos ofreció Natsumi.


























Al ir pronto un viernes al mediodía, fuimos los primeros clientes y pudimos charlar un poco con ellos. Una pareja muy simpática y que desprende pasión por lo que hace. Daba gusto ver a Felipe preparar la presentación de los platos, en especial me fascinó la composición del postre. 

En cuanto al precio: 
2 sopas miso, 1 yakisoba de wagyu, 4 tipos de wagyu (zabu, karubi, sagari y harami), 3 mochis, 1 postre especial, 1 bol arroz, agua y 3 copas de vino nos salió por 93.20€ (31€ por persona).

Me pareció un muy buen precio por la calidad de todos los platos, y más teniendo en cuenta la carne wagyu, por la atención recibida y por la atmósfera del local. 
Sin duda, una experiencia que recomendamos y que seguramente repetiré cuando vuelva a pasar por Vigo. ^_^


2 comentarios:

  1. A mi me ha encantado. Ciudades cómodas de recorrer, pujantes y llenas de historia. Y también rías y playas, espacios naturales, lugares perfectos para una excursión turística. Y los destacados, esos que hacen de Galicia un lugar único en el mundo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Galicia tiene mucho por ofrecer ;) y ahora también un pequeño rincón de Japón jeje

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...