13 de mayo de 2018

Excursión a los Cinco Lagos (Mt. Fuji)

En nuestros viajes anteriores, Jordi y yo, habíamos visitado la zona de los Cinco Lagos, incluso nos quedamos a dormir en ella en el segundo viaje.
Aún así, por diferentes motivos, no habíamos podido disfrutar bien de la zona, visitando los diferentes lugares de interés.

Llevaba varios años leyendo experiencias sobre realizar la visita en una excursión guiada, con grupos reducidos y en español. Y tenía claro que acababa siendo la mejor opción: es una zona extensa, donde depender de los horarios de los buses y posibles alteraciones por eventos o imprevistos acaba haciendo difícil el poder visitar todos los lugares que incluye el tour.

Nosotros hemos optado por "Turismo Victoria", una alternativa que descubrimos el año pasado y que ha resultado ser todo un acierto.

Fuji, cinco Lagos

¿Por qué Turismo Victoria?

Bien, hace algo más de un año empecé a leer comentarios, en el foro "Los viajeros", de gente que intentaba contactar con la opción más conocida, por aquel entonces, de tours en el Fuji (y con buenas opiniones) pero que tardaba mucho en responder y la mayoría de veces no tenía plazas libres.
Al mismo tiempo, en unos grupos de Facebook, empecé a ver recomendado, y con muy buenas opiniones, el tour de Turismo Victoria. Así pues, lo mencioné en el foro como alternativa y desde entonces son muchos los viajeros que hemos optado por ellos y hemos vuelto encantados.

Alexsi, el guía del tour, respondía rápido (teniendo en cuenta la diferencia horaria) a cualquier duda que planteara, se ajustaron a nuestro horario de llegada (íbamos desde Kyoto, no desde Tokyo) y toda la información estaba muy clara y detallada en su web, así como el precio, que resultó ser más económico que otras opciones.
Para mí, una buena comunicación y un trato cercano y personal son un plus a la hora de elegir este tipo de tours.

Datos de la excursión: 

Contacto: Formulario o vía Facebook
Precio: 11000¥ por persona. Mínimo de 2 personas. Incluye las entradas a las atracciones, bebidas y snacks. No incluye la comida (pero nos llevó a una opción tradicional y barata).  
Duración: Unas 11h.
Recogida: En la estación de Shin-Fuji a las 8:30h, tren desde Tokyo (el primer tren desde Kyoto llega un poco más tarde, así que nos esperó).
Finaliza: De nuevo en la estación de Shin-Fuji (se puede coordinar según el tren que uno necesite coger) o bien en la zona de los lagos. A nosotros nos llevó hasta el hotel.
Grupos reducidos: De hasta 6 personas en la minivan (nosotros fuimos los 4 solos). Si se es un grupo más grande se puede preguntar porque tienen opción de llevar dos minivans.
Posibilidad de adaptar el itinerario: Si se tiene alguna petición especial sobre la zona, solo hay que comentarlo con Alexsi para ver si se puede ajustar.

Nuestra experiencia:

Al salir desde Kyoto nos tocó dar un buen madrugón. ¡¡Nuestro tren salía a las 6:42h!! Pero bueno, al menos, algunos integrantes del grupo, podrían dormir en el trayecto de tren. Y el día sería relajado, es lo que tiene el que te lleven en coche...

Al llegar a Shin-Fuji nos encontramos con Alexsi, que nos esperaba con una gran sonrisa y su buen humor. 
Y aunque el Fuji estaba tapado, no dejó que decayeran los ánimos: ¡Queda mucho día y en cualquier momento nos da la sorpresa!

Así que tomamos rumbo a las primeras paradas: Las Cataratas de Otodome y Shiraito.

Fuji, cinco Lagos

La minivan es súper cómoda y lleva variedad de snacks y bebidas para ir reponiendo fuerzas a lo largo del día. (Si veis que tiene una de batido de fresa, ¡probadla! Jordi lo hizo y estaba MUY buena. Yo la había visto varias veces antes, pero Jordi no quiso probarla. Después se volvió loco buscándola. jaja).

De camino a las cataratas empezamos a hablar de muchos temas, y es que Alexsi es una persona muy abierta y cuenta cosas muy interesantes: de la vida en Japón, como es la adaptación, de sus antepasados japoneses, costumbres, etc. ¡Y de Barcelona! Ciudad que esperamos que vuelva a visitar. ;) 

De las dos, la Shiraito es la más bonita y nos encantó a los cuatro. 
Con sus 150 metros de ancho y 20 de alto, parecen un velo blanco que se desliza por el acantilado. Además, el color de las aguas, que provienen del Fuji, nos pareció precioso. 

Fuji, cinco Lagos
Fuji, cinco Lagos

Llegamos que no había nadie todavía y, al rato, cuando ya nos disponíamos a marchar, empezaron a llegar más grupos. Disfrutarlo solos fue increíble. ^_^

Después nos acercamos a las tiendecitas que hay en la zona y desde donde se pueden ver las cataratas Otodome, aunque no son tan espectaculares como las Shiraito. 

Fuji, cinco Lagos

Entonces, Alexsi entró a hablar con una señora de una de las tiendas y ésta nos ofreció un té verde buenísimo y unos curiosos snacks. Fue muy amable y simpática, así que si se quiere algún producto de la zona (como sake hecho con agua del Fuji) su tienda es una muy buena opción a tener en cuenta. Yo lo pensé más tarde y me arrepentí de no haber caído antes en hacer las compras. :(

Después nos llevó a los dos primeros lagos: Motosuko y Shojiko. Y, aunque el Fuji seguía sin mostrarse, no por ello dejaron de ser interesantes. Y es que en esas paradas empezamos a aprender detalles sobre la formación de los tres pequeños lagos, que inicialmente fueron uno solo, y del bosque Aokigahara. Y también sobre el Fuji en la cultura popular de Japón y su influencia en las gentes de la zona. 

Fuji, cinco Lagos
Fuji, cinco Lagos

De ahí nos fuimos a dos de las cuevas que formaron las erupciones del Fuji y que a día de hoy se pueden visitar.
La Cueva del Viento es la más amplia y por tanto más fácil de visitar, aunque hay que vigilar al caminar para no resbalar por la humedad. Dentro aprendimos sobre las diferentes formaciones de esas cuevas y el uso que se les dio desde el periodo Tokugawa. 
En la del viento se conservaban alimentos, debido a su temperatura estable a lo largo del año... Aunque sea verano, hay que llevar una chaquetita si se es friolero. 

Fuji, cinco Lagos

Entre esta cueva y la del hielo discurre un sendero del bosque Aokigahara, popularmente conocido como bosque de los suicidios.
Alexsi nos dio las indicaciones para recorrerlo (realmente solo hay que seguir el camino y, en el único desvío que encuentras, tomar la opción de la izquierda) y él iría por la carretera hasta el destino para esperarnos allí con la minivan.
Sabemos que éste es un lugar cuya visita provoca debate, por todo el tema que lo rodea y que hay quien está en contra de visitarlo. 
En nuestra opinión, no hay nada malo en querer visitar un bosque cuya formación fue especial y donde se pueden contemplar las rocas volcánicas fusionadas con la vegetación. Es un paraje realmente precioso. 
Además, hay que recordar que el bosque es inmenso (tiene 3500 Ha) y que las personas, que por desgracia, acuden con el fin de quitarse la vida se salen de las rutas de senderismo y se adentran en las profundidades del bosque. Porque eso es lo que es el camino entre las dos cuevas, una ruta de senderismo señalizada.

Fuji, cinco Lagos
Fuji, cinco Lagos

Y por otro lado, después aprovechamos para hablar con Alexsi sobre la problemática de los suicidios en Japón, sus causas, la evolución de la sociedad ante ello...

Fuji, cinco Lagos

Recorrimos, con mucho respeto, ese sendero (son unos 15-20 minutos andando con calma) hasta la Cueva del Hielo, donde ya nos esperaba allí Alexsi. 
Esta cueva, y en especial su entrada, nos gustó más que la del viento. Pero su recorrido es muy resbaladizo y en algunos lugares los techos son muy bajos, con lo cual hay que agacharse y usar casco. 

Fuji, cinco Lagos

Nuevamente, dentro hace frío todo el año. No en vano se almacena hielo. 

Al salir de la cueva nos llevó a la aldea museo Iyashi no sato. Arrasada en 1966, tras el paso de un tifón que causó un corrimiento de tierra, decidieron recontruirla como museo.
Algunas casas son tiendas, otras restaurantes, en otras podemos contemplar artesanía de la zona, disfrazarnos de samurai... Y entramos en una que replicaba las casas tal cual, para hacerse una idea de como eran originalmente. Allí se encuentra, a veces, alguna de las mujeres mayores que vivieron la catástrofe. Cuando fuimos nosotros había una mujer que, aunque ella no era del pueblo, su marido sí lo había sido. Tras la explicación y presentación, por arte de Alexsi, nos invitó a tomarnos un té con ella y unos encurtidos. 
Son estos pequeños momentos los que hacen especial un tour como éste. 

Fuji, cinco Lagos

Tras una agradable charla, nos fuimos a comer. Para ello Alexsi escogió un restaurante de la aldea donde hacen la especialidad de la zona: Hoto Udon. 
Nosotros no somos muy fans del udon, pero éstos son especiales, más anchos, y la verdad es que estaban muy buenos. Yo me los pedí con curry y delicioso. Había el plato suelto o el menú y oscilaban entre 900 y 1200 yens. Muy buen precio por un plato tradicional de la zona. 

Fuji, cinco Lagos

Y mientras comíamos... ¡El Fuji nos dio la sorpresa! 

Fuji, cinco Lagos

Ante tal imagen, no nos demoramos mucho en acabar la comida para poder hacerle fotos a la estrella del tour.
Primero desde la misma aldea.

Fuji, cinco Lagos

Y después desde el lago Saiko, donde Alexsi pasó de guía a fotógrafo. (Y es que en todo momento estuvo pendiente para que no nos fuéramos de los sitios sin las fotos deseadas.) jeje

Fuji, cinco Lagos
Fuji, cinco Lagos

Pero quedaba la vista de postal. Si el Fuji aguantaba despejado, podríamos conseguirla. ¡Para allí que nos fuimos!
La pagoda Chureito forma parte del santuario Arakura Sengen, uno de los mas de mil santuarios que hay en Japón dedicados a la Princesa Konohanasakuya, divinidad del Fuji, de los volcanes y de los cerezos en flor. 
Antes de subir hasta la pagoda, Alexsi nos contó más sobre la importancia de esta divinidad y del Fuji en relación a las personas de la zona, que veneran a este símbolo de Japón. 
Y nos enseñó que en cada santuario hay un ritual para rezar... ¡Yo que pensaba que era en todos igual! Luego empecé a fijarme y vi que tenía razón...

Fuji, cinco Lagos

Ahora sí, tocaba subir hasta la que consideramos una de las estampas del país: ¡Pagoda, Fuji y cerezos en flor!
No podía ser más perfecto...

Fuji, cinco Lagos

Bueno sí, no vamos a engañar a nadie. Estaba lleno de gente, pero en especial de unos chinos que se aposentaron justo delante en los mejores sitios y no entendían que había más gente que quería la foto delante de la pagoda...
Por suerte Alexsi nos dejó todo el tiempo del mundo en el lugar, para poder disfrutarlo, y hasta nos ayudó a intentar apartar a la china... Nos echamos unas buenas risas con toda la situación. 

Los cerezos estaban preciosos, en su mejor momento...fue realmente bonito. 

Fuji, cinco Lagos

Tras tomarlo con mucha calma, y cuando ya caía el sol, decidimos retirarnos (la misma china y su marido, seguían ahí, inamovibles) porque no se puede plantar trípode (regla que, para variar, los chinos tampoco estaban cumpliendo) y las fotos ya no quedarían tan bien.

La excursión tocaba a su fin y, con mucha pena, nos despedimos de Alexsi, que nos acercó al hotel cápsula donde pasaríamos la noche. 
Esperamos volverle a ver, sea en Barcelona o en Japón, porque nos consta que en un futuro quiere hacer tours por Hakone, una zona que tenemos pendiente. ;)

Fuji, cinco Lagos

Tras hacer el check-in y ubicarnos en nuestras cápsulas, chicas por un lado y chicos por otro, tocaba decidir donde cenar y no había muchas opciones: Chino, Lawson o Yakiniku. 
Nos apetecía algo de carne, así que decidimos ir al Yakiniku y pedir el combo para 4 personas y un par de platos más de carne (4600 yens todo).
Y para acabar de llenarnos nos pasamos por el Lawson a por unos postres, que alguna tenía mono de pudding con fresas... jeje

Fuji, cinco Lagos

Y aquí se terminaba un magnífico día de nuestro viaje: disfrutamos de los cinco lagos con buen tiempo, aprendimos mucho sobre la zona, el Fuji se dejó ver, los cerezos estaban en flor, nos reímos mucho con Alexsi y lo finalizamos con yakiniku y una noche especial en un capsule hotel.
Yo creo que no se puede pedir más. ^_^

Fuji, cinco Lagos



2 comentarios:

  1. Que día tan bonito y que imagen tan espectacular �� y el gentio hahaha normal xD (y chinos malosmodales no se porque no me extraña haha)

    Gracias por la alternativa para visitar los 5 lagos. Ya lo he estado pensando en que si vamos alla hacetlo en tour por la extension del lugar.

    Saluditos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no dudes en apostar por turismo victoria ;)
      Lo hemos pasado en grande y reido mucho!
      Un abrazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...