4 de marzo de 2019

Tokyo (Reloj Ghibli, Odaiba y Torre de Tokyo)

El último día íntegro que pasaríamos en Japón lo íbamos a dedicar a frikear con calma.
La primera parada fue en la zona de Shiodome, para ver el reloj Ghibli que está en el edificio de Nippon TV.

Shiodome

El diseño fue creado por Miyazaki y, aunque nunca lo ha confirmado, creo que se le nota cierto aire a la película del Castillo Ambulante. ^_^

Shiodome
Shiodome

Lo bonito es ir para el espectáculo de cuco. Es una pasada la de detalles que llega a tener el reloj y que se ponen en movimiento.
Entre semana las sesiones son a las 12h, 15h, 18h y 20h. Y una más el fin de semana a las 10h (justo la que fuimos a ver). No sabíamos que la sesión de la noche tenía una iluminación especial... igual sería bonito ir a ver justo esa.

Dejamos un pequeño vídeo, pero en realidad dura casi 4 minutos el espectáculo.


Después tomamos el famoso Yurikamome (falsamente llamado monoraíl) para ir hasta Odaiba a pasar el día. Y es que parece que no, pero la isla tiene mucho por ver y las distancias que acabas caminando son considerables.
Primero nos acercamos al Joypolis, el parque de recreativas SEGA, donde mi cuñado y hermana querían subirse a la atracción de Initial D, anime del cual son muy fans.

Odaiba

A diferencia de la vez anterior, como no íbamos a subir a muchas atracciones, optamos por no pagar el "Passport" y cogimos solo el ticket de "Admisión". Una vez dentro pagaríamos cada atracción por separado (ver precios). Eso sí, llevad vuestro pasaporte a mano porque te hacen 300¥ de descuento, así que al final la entrada solo nos costó 500¥ en vez de 800¥.

Desde nuestra visita en 2016 notamos que habían renovado varias atracciones y han aumentado las de VR. Eso sí, algunas de estas se pagan aparte.
Como dato, en la atracción de Initial D solo se paga si conduces, el copiloto puede subir gratis. Así que yo me apunté con mi cuñado. jeje

Odaiba

Dimos una vuelta por el parque y mi hermana quiso probar las máquinas tipo DDR pero que van con las manos. La verdad es que no se le dio del todo mal...


Pero claro, comparado con lo que llegan a hacer ellos... Pues lo flipas. jajaja


Se nos había hecho tarde y teníamos hambre, así que nos subimos a los pisos superiores del centro comercial donde está el Joypolis (el Decks, ver mapa) para ir al museo del Takoyaki, cruzando una zona con tiendas y juegos retro.

Odaiba

Dos bandejas de Takoyakis nos salieron por 1480¥. No son los más baratos ni tampoco los más buenos que comimos, pero sirvió para salir del paso porque no teníamos ubicados otros restaurantes baratos en la zona. Más tarde vimos que en el sotano del Diver City hay toda una zona de chiringuitos de comida. ¡Tomamos nota para la próxima!

Odaiba

De ahí nos fuimos al Palette Town para ver el museo de coches antiguos, en una zona con recreación histórica muy bonita.

Odaiba
Odaiba

¡Con DeLorean incluido!

Odaiba

Tienen muchos modelos y la verdad es que sorprende que no lo visite más gente. Pudimos hacer fotos tranquilamente.

Odaiba

También tienen una zona con coches míticos de Rally y el Toyota Mega Web, donde hay coches de mercado y prototipos. Algo que no supimos hasta llegar allí es que te dejan probar algunos modelos, pero has de llevar la licencia de conducir internacional. ¡Nosotros la teníamos, pero en el hotel! Que rabia...

Odaiba

Dimos también una pequeña vuelta por el Venus Fort, dentro de Palette Town, solo por ver la recreación clásica, porque el resto son todo tiendas de marcas que no nos interesaban.

Odaiba

Después nos acercamos a ver el espectáculo de cambio de forma de Gundam, en la plaza del Diver City.

Odaiba
Odaiba

Las veces anteriores pudimos ver la réplica 1:1 del Gundam RX-78-2 Mobile Suit, pero actualmente el modelo que está expuesto es el RX-0 Unicorn y a ciertas horas cambia entre el modo "Destroy" y el modo "Unicorn". (Ver horarios). La transformación normal es a las 11h, 13h, 15h y 17h. Y a partir de las 19h hacen algunos espectáculos con luces y sonido.
Nosotros fuimos a ver la normal.


Aunque los colores nos gustaban más los del modelo anterior, sigue siendo impresionante estar allí al lado.

OdaibaOdaiba

Como curiosidad, justo al lado, había un evento de idols masculinos, donde las fans hacían cola para hacerse fotos con ellos (en una postura a veces un tanto chorra donde ellos las cubrían con su sudadera) y nos llamó la atención lo respetuosas que eran: Sin gritos, ni empujones, con orden, les saludaban, se reían mucho y luego se iban sin querer desnudarles ni nada por el estilo. jeje

Odaiba

Al poco empezó a llover y nos refugiamos en un Starbucks con vistas al Rainbow Bridge, a la espera de que amainara y pudiéramos hacer alguna foto. Eso sí, no pudimos plantar el trípode esta vez.

Odaiba
Odaiba

Para finalizar el día no teníamos claro que hacer. ¿Ir a ver el Sensoji en Asakusa por la noche? No les había llevado, así que empezamos a valorarlo mientras íbamos de vuelta en el Yurikamome. Hasta que nos dimos cuenta que mi hermana se emocionaba cada vez que se vislumbraba la Torre de Tokyo iluminada y le acabamos diciendo: ¿Tu quieres ir a verla de cerca? (no íbamos a subir) Y su respuesta fue: Bueno... es que sale en varios animes y...
¡No se diga más! P'allí que nos fuimos. jeje

Lo fuerte es que al salir de la estación de metro nos paramos a hacerle unas fotos, estaba con la iluminación normal.

Tokyo Tower

Y de repente cambia y se nos pone con unos puntos blancos... ¡WTF! ¿Que es esto? ¿La van a apagar ya? Pero si son solo las 20h...

Tokyo Tower

Nos apresuramos en acercarnos por si acaso la apagaban aun más, pero resultó ser que los sábados de 20 a 22h pasa del modo normal al modo diamante, y puede tener diferentes colores. (Ver horarios y fechas de iluminación especial).

Tokyo Tower
Tokyo Tower

Era la primera vez que nos la encontrábamos con esta iluminación y nos resultó curioso y especial.

Una vez allí aprovechamos para frikear un poco en la tienda de One Piece y dedicarles unas fotillos a unos amigos muy fans de la serie. ^_^

Odaiba
Odaiba

Y hasta aquí el último día entero en Japón. Nos fuimos a cenar al ramen que había al lado del hotel (con la lluvia fina que caía apetecía (880¥)) y a organizar las maletas para nuestra partida.
A la mañana siguiente las dejaríamos en recepción del hotel y nos dedicaríamos a las compras pendientes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...