8 de diciembre de 2015

Berlín: Llegada

Por norma, el día en que mis padres se despiden de mi en Oporto no suelo estar del mejor humor, al menos no tras cruzar los controles y dejarlos a ellos atrás. 
Pero este era un día diferente, no volvía a Barcelona (a la rutina, el trabajo...), volábamos a Berlín y ese nuevo objetivo quizás fue el que mitigó un poco la tristeza de la partida.



El vuelo transcurrió sin incidentes y llegamos puntuales al que nos pareció ser un aeropuerto MUY pequeño.
Y es que esperábamos de Schönefeld algo estilo Stansted en Londres, pero para nada, ni siquiera llega al tamaño de Oporto... Eso sí, a lo lejos vislumbramos el futuro aeropuerto y su tamaño ya recuerda a una capital Europea.

En nada estábamos ya fuera y camino al tren, un corto paseo. 
Al llegar confirmamos que las máquinas para comprar tickets no aceptaban tarjetas extranjeras y por tanto había que tirar de efectivo. Por suerte para algunos turistas, que no contaban con ello, al lado había un cajero.
Con nuestros billetes ABC en la mano nos dispusimos a buscar los paneles informativos y descubrimos que no había. La información de los trenes que salían de cada andén estaba escrita en placas a la entrada de cada uno. Nos chocó mucho la verdad. ¿Realmente habíamos aterrizado en la capital Alemana?

Localizamos el RB14 que nos llevaría al centro y después ya solo tendríamos que realizar un trasbordo en el metro. Ahora sí, todo bien indicado. Moverse por Berlín no resultó difícil.


Llegábamos de noche a nuestro destino y nos chocó ver varios mendigos y tipos intentando revender tickets de metro dentro de la estación (no porque no los hayamos visto en otras ciudades, sino porque fue casi lo primero que vimos de Berlín). Pero en ningún momento sentimos inseguridad, y de hecho, al salir a la calle nos dimos cuenta que el barrio estaba lleno de vida y gente joven a esas horas.

El Easy Hotel está muy cerca, a un par de calles, así que llegamos enseguida, hicimos rápido el check-in ¡y a dejar las cosas porque había que cenar!
La habitación nos sorprendió gratamente, sobre todo el baño. Y es que acostumbrados al "zulo" sin ventana y baño/cabina de avión de Londres... éste hasta nos parecía amplio jeje.


La cama era cómoda y con un plumón grueso, la ducha tenía mampara que evitaba mojar el resto del baño, había perchas, toallas y jabón. Vamos, que si en Londres ya nos parecía bien por el precio, el de Berlín nos gustó mucho mas.

Para cenar optamos por una recomendación de la guía: Rosenburger. Un pequeño local muy cerca del hotel y normalmente con mucha clientela (aunque la gente suele comer e irse así que siempre pudimos sentarnos).
Tienen bastante variedad de hamburguesas, burritos y hot dogs. Y la verdad es que estaba muy bueno, fue uno de nuestros locales para la cena de los siguientes días.
Un menú (burger, patatas y bebida) mas otra burger sola salió por 12,70€ (eso sí, no aceptan tarjetas, como la mayoría de pequeños restaurantes de la zona e incluso de Berlín en general).


Esa pequeña salida para cenar empezó a mostrarnos un barrio con mucho ambiente. Estaba lleno de terrazas con gente joven bebiendo y picando algo, pequeños restaurantes de comida barata... ¡Y eso que no era fin de semana! Sin duda, parecía que habíamos acertado la zona del alojamiento.
A veces acabamos tan cansados de caminar que regresamos a cenar cerca de los hoteles y esta vez teníamos buenos locales y buen ambiente garantizado.

Y poco mas dio de sí este primer día en tierras germanas. Tocaba descansar porque nuestra visita empezaría con un tema duro al día siguiente.




15 comentarios:

  1. Nosotros también nos quedamos en ese hotel y nos encantó el barrio. Una noche comimos en un vietnamita con mucho ambiente. Berlín tiene mucho encanto!

    ResponderEliminar
  2. Nosotros también nos quedamos en ese hotel y nos encantó el barrio. Una noche comimos en un vietnamita con mucho ambiente. Berlín tiene mucho encanto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El vietnamita me quedé con ganas de probarlo!! Jordi es mas de otro tipo de gastronomía U.U

      Eliminar
    2. ah y si! jeje antes de ir miré tu diario y vi que justo íbamos al mismo hotel jejeje el barrio 100% recomendable

      Eliminar
  3. Yo también me alojé en el mismo hotel en el año 2.011... jaja como mola!! La verdad es que el barrio estaba muy bien, el personal bastante agradable y la ubicación a tiro de piedra de cualquier sitio de Berlín!

    Esperando tus próximos posts de una ciudad encantadora! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que el barrio está muy bien ^_^

      un saludo!

      Eliminar
  4. A nosotros también nos resultó fácil movernos por Berlín. El EasyHotel estaba entre nuestros favoritos pero como no tenía parking lo cambiamos por un Ibis. Por cierto, qué es eso de volar desde Oporto? Traidora!! Tienes que hacerlo desde Santiago o, incluso mejor, desde Coruña :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A coruña me pillo donde cristo perdió la zapatilla xD y Santiago suele ser mas cara...sorry jajaja
      No en vano en el de Oporto llegué a eer un cartel: Bem vidos a oporto, o Aeroporto dos galegos xDDDDD

      Eliminar
    2. Jajajaja, que bueno!
      Que suerte, disponéis de tres aeropuertos no muy lejanos, seguro que con variedad de destinos.

      Eliminar
    3. Bueno, eso mis padres jajaja peeero ahora ya se que puedo mirar de enlazar mi vista a mispadres con otras escapadas jaja

      Eliminar
    4. Pues nada de eso, aeropuerto de los gallego no es, como mucho de los vigueses :-P

      Eliminar
    5. no no!! de los vigueses y ourensanos xDDD que yo soy de ourense y te aseguro que tiramos mucho de Oporto jejeje

      Eliminar
  5. Nosotros hemos cogido un hotel que está "cerca" del zoo. Lo vimos a buen precio y con buenas críticas, esperemos que no nos decepcione. :)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...