8 de julio de 2014

Fin de Semana en Oporto (Día 1)

Y por fin... ¡Oporto!
Digo por fin porque he volado infinidad de veces a su aeropuerto, camino del pueblo, y nunca me había parado a visitarla. Sin duda, era una cuenta pendiente.

Así que cuando mi padre propuso aprovechar que en Semana Santa estábamos toda la familia junta, y que esa vez aterrizábamos muy pronto, para visitarla vimos la oportunidad de saldar esa deuda.



Esta vez no he hecho una entrada sobre preparativos porque a nosotros nos vinieron a buscar en coche, y no usamos el transporte público en la ciudad. Tenía pensado estudiarme la info para contaros los detalles de como llegar, como moveros... pero otros bloggers, a los que sigo, publicaron toda esa información muy bien explicada. Así que mejor os dejo el enlace al blog de "Edu&Eri Viajes" y de paso podéis leer otra crónica sobre la ciudad.

Sobre el alojamiento, dormir en Oporto es barato, encontraréis muchos alojamientos sobre los 30€ por habitación y céntricos. 
Nuestro problema fue que no nos decidimos hasta 2 semanas antes de las fiestas, y para entonces todo lo céntrico estaba ya reservado.
Al final reservamos en el Costa do Sol B&B por 30€ la noche sin desayuno pero con Parking para los coches (7€ al día).
Es un alojamiento modesto, pero limpio y con buen trato. Eso sí, llevaros tapones si tenéis mal dormir por si os toca al lado de la avenida.


Estábamos a algo más de una parada de metro de donde empezaba la zona de interés, pero como la avenida iba cuesta abajo (en ese tramo) decidimos ir a pie.
Así que, armados con la guía "Escapada Azul" y el mapa que nos dieron en la oficina de turismo del aeropuerto (muy recomendable), nos encaminamos a descubrir Oporto.

En esa zona, la avenida mostraba un aspecto muy dejado, edificios no solo antiguos sino también abandonados y, algunos, en muy mal estado. Pensamos que sería la zona, pero poco a poco descubriríamos esa cara, no esperada, de la ciudad.


Como mis padres ya habían estado, decidimos hacer una visita con calma, mas de paseo, así que no entramos a muchos lugares y quedaron pendientes algunos otros.

Tras caminar un rato, llegamos a la Capela das Almas y a nuestro primer encuentro con los famosos azulejos azules que tanto destacan en Iglesias y otros monumentos de la ciudad.


A partir de ahí la avenida se vuelve peatonal y se llena de malabares, músicos, artistas...


Por cierto, esperamos que a esta coral le haya ido muy bien en su viaje a ¡Barcelona! Cuando supimos cual era su destino nos sentimos obligados a colaborar. jeje


En esa zona se encuentra el famoso Café Majestic. Con sus puertas modernistas y su interior decorado con espejos y aire a épocas pasadas es el mas famoso de la ciudad.


Si bien es mas cara que otras cafeterías, comparado con Barcelona y teniendo en cuenta la fama, tampoco nos pareció desorbitado.

La siguiente parada fue la Iglesia de San Ildefonso. Nos hubiera gustado entrar pero estaba cerrada. Por las decoraciones del exterior, suponemos que preparaban algo para Semana Santa.


En esa zona vimos los primeros tranvías, un símbolo de la ciudad, del que solo se conservan 3 líneas.


Al lado se encuentran los restos de la muralla Fernandina, lo que queda de la muralla medieval de la ciudad. Por cierto, algo que nos gustó es que en los lugares de interés te encontrarás placas con la información e historia pertinente.


Por esos lares encontraréis el funicular que comunica con la zona da Ribeira, sorteando el desnivel (Oporto tiene bastantes cuestas), pero en nuestro caso todavía no queríamos descender a la zona del río, así que seguimos con nuestra ruta.

La siguiente parada debía ser la Sé (Catedral) que se encuentra justo al lado, pero era mediodía, empezo a aparecer "Hambrosio" y los locales de alrededor no nos convencían, así que decidimos bajar un poco hasta la zona de la estación de Saô Bento para buscar un sitio donde comer. 
Allí probamos nuestras primeras Francesinhas con patatas y bebida por 5€. 
La Francesinha es un plato típico de la zona, se resume en un mega sandwich de pan tostado, con diversos embutidos y carnes, recubierto de quesos y una salsa un tanto picante. ¡Ligerito vamos!


Estaba buena, pero la comeríamos mejor al día siguiente (algo mas cara también).

Tras la comilona nos acercamos a la estación de Saô Bento. Decorada con azulejos, narra la historia de Portugal y su vida diaria. La encontramos muy bonita.


Tocaba volver a la Catedral, y esta vez era cuesta arriba y con un sol "do carallo" (como decimos por allí)...¿Pero no decían que llovería? Ale family...


La Sé fue construida en el s.XII pero modificada entre los siglos XVII y XVIII de ahí que mezcle estilos románicos y barrocos. Entrar es gratis pero el claustro se paga y en esta ocasión decidimos no visitarlo.


Pero lo que nos llamó de nuevo la atención fue el estado de algunas casas de la zona. La de la siguiente foto parecía sacada de algunos de esos cuadros de pesadilla, no había ninguna pared recta y daba la sensación que de un momento a otro podía la fachada abalanzarse hacia adelante.


No era algo único de la zona del hotel, por el resto de barrios y zonas turísticas, como la Ribeira o la estación, encontraréis casas en muy mal estado de conservación.
Y aquí tuvimos una diferencia de opinión entre Jordi y yo. 
A él no le gustó esa faceta de Oporto. Le gustan los lugares antiguos pero no "que se caigan a trozos ni descuidados" a no ser, claro está, que se trate precisamente pueblos abandonados o ruinas.
Yo, en cambio, le supe encontrar igualmente el encanto añejo a la ciudad y me gustó.
Vimos en varios puntos de la ciudad casas en restauración y carteles que anunciaban que eran proyectos de conservación de los edificios... Así que quizás dentro de unos años podamos ver una Oporto diferente, esperemos que conservando su aire añejo pero evitando el derrumbe de sus edificios, porque muchos están al borde del colapso.

Desde un mirador enfrente de la Sé hay buenas vistas de la zona de la ciudad. Al lado, asoma la fachada de la Iglesia dos Grilos, que está dentro de la Ribeira, barrio al que accedimos desde la Sé para llegar hasta el río Duero.


Descender por este barrio me gustó mucho. Calles estrechas, sin coches, balcones con flores y ropa tendida, entradas de las casas llenas de plantas... parecía mas bien un pueblo.























Al llegar al río, esa tranquilidad desaparece para dejar paso a restaurantes, chiringuitos y vendedores ambulantes de la zona de la Ribeira.


En esta zona también de pueden ver restos de la antigua muralla y en especial la única puerta (Postigo de carbón) que se conserva.


Aquí también veréis grandes barcos que venden excursiones por el río para ver los diferentes puentes que unen Oporto con Vila Nova de Gaia (el pueblo de la otra orilla), pero, al igual que los restaurantes, suelen ser mas caros que no las ofertas del otro lado del río.
Así que decidimos cruzar a Vila Nova de Gaia por el Puente de Luis I, construido por un discípulo de Eiffel.


Vila Nova era la población donde descargaban el vino que traían del interior, transportado en unas embarcaciones llamadas "rabelos", hoy utilizadas para  pasear al turista por el río o como publicidad de las bodegas.


De este lado del río, no solo podréis escoger un paseo en una barca mas tradicional, sino que en el mismo precio incluyen también una visita a unas bodegas.
Eso sí, son bodegas pequeñas, mas bien una especie de tabernas donde catar vinos y escuchar unos fados.
Si os interesan grandes bodegas, estilo Sandeman o Calem, os dejo la información de la web de turismo.


En nuestro caso, ya habíamos visitado las de Jerez y la mayor parte del grupo no estaba muy interesado en el vino, así que nos conformamos con la oferta del paseo: 10€ por una hora en barco y cata en una pequeña bodega (de cuyo nombre no consigo acordarme...)
Tras tomar la Biodramina me aseguré de pillar un buen sitio, no solo para las fotos si no también para que me diera el aire... ¡Con lo bien que me lo paso en los barcos y me enredan para un paseo de una hora!


Durante el paseo te van explicando la historia de cada puente. ¿Sinceramente? Es lo que menos me llamó la atención (lo siento, no les tengo gran interés...) y me centré en disfrutar de las vistas, que eso si me gustó. Merece la pena para relajarse un poco en el viaje, y mas si consigues no marearte. jeje


De vuelta a tierra firme, a la que eché de menos en algún momento, callejeamos por Vila Nova rumbo a la bodega (mis padres recordaban donde era) y, como suele pasar, en los lugares menos esperados uno se lleva un bonito recuerdo.
El nuestro: Pasar por delante de un garaje abierto y contemplar un antiguo Escarabajo ¡Totalmente impecable! Mi padre, que le viene de profesión, y otros del grupo, por devoción, empezaron a alabarlo desde afuera alucinados. En ese momento, el anciano que teníamos al lado con una sonrisa de oreja a oreja y sacando pecho orgulloso nos invitó a entrar.


Empezó a enseñarnos los detalles, todo bien conservado de origen, mostrarnos que era de los primeros (detalle que comprobó mi padre por los intermitentes)... ¡Hasta lo arrancó! ¡A la primera!
Quizás os parezca poca cosa, pero a mi me encantan estos pequeños momentos de intercambio con las personas. Y estoy segura que ese hombre se sintió muy orgulloso de que gente de afuera se interesara por su pequeña joya.

Bueno, tras este agradable encuentro nos fuimos a las bodegas a relajarnos con una copa de vino y los fados sonando de fondo.


Te invitan a la primera copa, con la entrada del barco, pero luego si quieres mas es de pago. También puedes comprar botellas, si quieres llevarte un recuerdo.

Tras otro paseo de vuelta por Vila Nova localizamos un restaurante para cenar por 10€ cada uno (Bacallao, Frango...). Sabíamos que del otro lado del río sería mas caro y además queríamos estar un rato mas en esa orilla para esperar que anocheciera.


Un tipo de fotografía que le está gustando mucho a Jordi es la nocturna, así que solemos planificar las visitas a lugares emblemáticos una vez anochecido.
Puente de Luis I y la orilla de Oporto:


Camino a Oporto:


Una vez en Oporto, los papis decidieron ir a tomarse otra copita en la plaza da Ribeira, llena de ambiente a esas horas, mientras seguíamos con las fotos.


Cuando pensábamos que la sesión se había acabado, mis padres nos propusieron subir por las calles del barrio de la Ribeira que tanto me habían gustado. Nos dijeron que ganaban belleza por la noche ¿Que opináis? A mi me encantaron...



La Sé y su plaza por la noche:


Y con estas fotos y paseos nocturnos llegaba a su fin nuestro primer día en Oporto.

Mis padres prefirieron volver en taxi al hotel y la verdad es que no salió caro, no llegaba a 5 euros el viaje.
Subiendo por la avenida del hotel vi varias prostitutas de aspecto bastante "raro" así que no se que tal será para volver a pie. Supongo que como todo, si uno no busca problemas... pero vamos que me llamó la atención.

El hotel tiene recepción 24h así que sin problemas para la vuelta. A descansar que aún nos quedaba un día mas de paseos.


28 comentarios:

  1. Me encantó Oporto! Es súper bonita, la gente muy abierta y se come de lujo.

    Pero me picó mucho el desayuno Majestic!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo solo me fijé en el precio del café y no lo vi desorbitado, pero claro, comparado con los precios de allí... ;)
      Portugal me encanta por su gente y la comida! Por suerte puedo cruzar la frontera muy a menudo ^_^

      Eliminar
  2. Precioso post de una ciudad que me encantó. Recuerdo haber comido buen pescado cerca del río y haber probado por primera vez en mi vida los callos (y no me gustaron nada!).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste!
      Comparto contigo la opinión de los callos, y eso que hay unos típicos de la zona de mi pueblo...pero no me van xD

      Eliminar
  3. Una ciudad que nunca había estado en mis planes pero últimamente se perfila como un posible viaje. Preciosas fotos y una buena crónica.
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gustó y encima es barata! Para una escapada de fin de semana es ideal ;)
      un abrazo!

      Eliminar
  4. A mí también me encantó Oporto con su aspecto decadente! Pero sobre todo me gustó el paseo por el Duero aunque nos hizo un tiempo de perros. Y me encantó la visita a las bodegas... qué rico está el vino Oporto!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A nosotros no nos gusta el vino así que ahí no puedo coincidir jeje pero por el resto, si que me gustó y callejear sobre todo.

      Eliminar
  5. como amo Portugal me encanto el post
    aunque me sobra el tiempo ahora nose si podré escribir de oporto jajaja pero si lo hago luego te enlazo esta genial un saludooooo Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Portugal es muy bonita, barata, se come bien y la gente es amable!! si es que es un sitio genial para las escapadas ;)
      Cuidate guapa!!

      Eliminar
  6. ahora observando el lugar fueron mis padres al mismo hostal que quedaron encantados con el trato y la limpieza

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ah si?? que coincidencia jeje
      Estaba limpio y son amables, eso sin duda, pero la verdad es que por el mismo precio hay lugares algo mas céntricos. Pero bueno, 30€ en plena semana santa!! genial ;)

      Eliminar
  7. Lo que me gusta Oporto. Como a ti, ese lado decadente me parece súper especial.
    Si que os cundió! Otra vez mas felicidades por las fotos nocturnas, son preciosas!
    Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Jordi le ha pillado el gusto y yo encantada de que haga fotos tan chulas ^_^
      Como ves, lo que hicimos fue pasear, no entramos a ver con detalle iglesias etc, así que nos cundió mucho. Y la verdad es que me gustó como ciudad para callejear!
      Saludos

      Eliminar
  8. Bonito paseo por Oporto y vaya pinta que tiene las Francesinhas! Siempre que voy de viaje me gusta probar lo típico, así que me lo apunto para cuando vaya jejjeje ;-)

    ResponderEliminar
  9. Oporto es una ciudad preciosa, a mi me sorprendió muchísimo. El desayuno en el Café Majestic tampoco nos pareció tan caro. Lo único que no me gustó de Oporto fueron las francesinhas :) Esperando el segundo día...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gustó pasear por ella. Aunque espero que empiecen a conservarla/rehabilitarla o ciertos edificios colapsarán :S
      Las francesinhas demasiado contundentes? jeje

      Eliminar
  10. Oporto es precioso, como todo Portugal. Tengo debilidad por el país, su comida, sus gentes y esa "saudade" que se respira en cada uno de sus rincones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo al tener el pueblo al lado les tengo un cariño especial, la verdad. Siempre me han tratado muy bien y me siento muy a gutso al "otro lado dela frontera" ;)

      Eliminar
  11. Hola Vero,

    Siempre hemos pensado que Oporto es un destino ideal para pasar el fin de semana. Desde Barcelona a veces vemos ofertas de vuelos bastante baratos. Hace un par de años estuvimos en Lisboa y nos encantó. De forma que nos quedamos con ganas de descubrir mas lugares de Portugal.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que si, es perfecta para una escapada de fin de semana, además es barata. Así que ya sabéis ;)

      Saludos!

      Eliminar
  12. muy buen relato como siempre!! la estación de Sao Bento me recuerda mucho a la estación de tren de Toledo con esos azulejos y sus arcadas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa!
      No tengo el placer de conocer la de Toledo, pero si te recuerda es que ha de ser bonita ^_^

      Eliminar
  13. De Oporto sin duda me quedo con la zona de Puente de Luis I y alrededores, pero la verdad que en un primer momento según por el barrio que te metas, dan ganas de salir corriendo, sí que es cierto que hay partes de la ciudad muy mal conservadas, pero bueno luego esas calles estrechas ideales para caminar y perderte compensan la visita :D

    ¡Saludotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el contraste de Oporto ;)
      Aún así, con mucho encanto ^_^

      Saludos!

      Eliminar
  14. Hola quisieramos conocer el pais vasco cantabria y norte de portugal, pero no en auto, hoteles? Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mercedes, lo siento pero no puedo aconsejarte puesto que yo tengo casa en galicia y por tanto no paro en hoteles al norte de portugal. Ni he estado en Pais vasco o cantabria.
      En Oporto estuvimos en uno, eso si. Tienesla referencia en este post.
      Es todo cuanto puedo decirte de alojamiento en esa zona.
      un saludo

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...