3 de diciembre de 2019

Clase de Karate en Tokyo

Cuando empecé a pensar que actividades quería realizar en mi cuarto viaje a Japón, esta vez en solitario, tenía claro que, al menos, una sería de artes marciales. 
Y si hay una arte marcial con la que conecto, es el Karate.
Lo practiqué hace 10 años, el estilo Shotokan (escuela que fundó el maestro Funakoshi, considerado el padre del karate moderno y cuyo libro autobiográfico me marcó). Pero por varios motivos abandoné el dojo al que iba y su práctica. 

Desde entonces no son pocas las veces que me he planteado la posibilidad de volver, buscar un nuevo dojo... He de reconocer que es una espinita que tengo clavada. 
Así que, la idea de volver a disfrutar de una clase de Karate Shotokan, además en Japón, fue cobrando cada vez más fuerza.

Karate


Lo primero fue: ¿Donde?
Tras buscar y buscar en Google, clases en inglés para turistas, encontré una experiencia en la web de Airbnb: una clase de Karate de 2h en un dojo de Tokyo. 

Con la posibilidad de escoger entre dos niveles: 
  1. Principiante: Para aquellos que parten de cero y quieren probar el Karate. Son grupos de como mucho 10 personas. 
  2. Avanzado: Para quienes ya practican Karate y quieren mejorar. Como mucho, grupo de 2 personas. 
Obviamente la segunda opción es más cara que la primera. 
Aquí se me planteó un dilema: por un lado tenía ya conocimientos básicos, pero hacía 10 años que no practicaba. Y además estaba el tema de la Esclerosis Múltiple y la incertidumbre de saber como me encontraría. 
Así pues, contacte con Yusuke (el sensei de la actividad) y le comenté mi situación y la posibilidad de hacer una clase privada, donde mi condición física no supusiera ningún posible problema para otros. 
Me respondió que podía reservar una clase privada por el precio del nivel avanzado y así él se adaptaría a mi nivel y estado físico. ¡Perfecto!

Precio de clase privada: 84€, aunque al final pagué 69€ porque tenía saldo acumulado de Airbnb, que puedes gastar en las actividades. (Dejo nuestro enlace de invitación a Airbnb, por si alguien se abre una cuenta nueva, obtendrá un pequeño descuento)

No solo contacté con él a través de mensajes, también navegué por su Instagram (@karate_in_tokyo), para hacerme una idea de que tal podría ser la experiencia. En él va colgando vídeos, consejos... Me pareció una persona muy comunicativa y acabé animándome a hacer la clase con él. 

¿Que hay que llevar?: Si eres chica, una camiseta deportiva o un top deportivo. ¡Nada más! Él te presta un karategi. Y allí tiene un apartado donde cambiarse, agua y baños impecables. 

¿Cómo recibes las indicaciones previas?: Yusuke se mantiene comunicado constantemente contigo a través de Airbnb. Unos días antes te recuerda la fecha, hora y lugar. Y en la víspera me escribió para consultarme la talla y darme las indicaciones de los trenes. 

Experiencia: 

A la hora acordada Yusuke me recogió en la estación de Oji-Kamiya, en la zona norte de Tokyo. 
Lo primero que me llamó la atención fue su recibimiento: ¡Estrechando la mano! ¿Lo segundo? Su buen inglés. Y es que, según me comentó de camino al dojo, estuvo viviendo varios años en EEUU. 

El dojo se encuentra a varios minutos a pie desde la estación, y ese paseo te da la oportunidad de disfrutar de un barrio realmente residencial y familiar de la gigantesca, y a veces abrumadora, Tokyo. Y de charlar con Yusuke, que resultó ser muy agradable y buen conversador: hablamos de mis viajes, no solo de Japón, de los suyos, de Karate, trabajo, curiosidades de la vida es España y en Japón, etc. 
Vamos, que mis miedos a ratos de silencio sin saber que decir se esfumaron rápido. 

El dojo por fuera parece un edificio normal, pero por dentro es una preciosidad. 

Karate

Me contó que la "escuela madre" se encuentra en Osaka, y que forman parte de un templo. 
El altar que preside la sala es muy bonito y me maravilló puesto que yo había entrenado en un sencillo gimnasio. 

Karate

Tras cambiarme, encontré a Yusuke hablando con un hombre mayor, el cual resultó ser su maestro. Me lo presentó y estuvimos hablando unos minutos sobre mi motivación para realizar esa clase, mis viajes a Japón... Me dio muchos ánimos, las gracias por visitarles y se retiró para dejarnos empezar la clase. 

Al inicio realizamos los saludos formales pertinentes y unos minutos de meditación delante del altar. Además de alguna explicación histórica, del porque sobre algunos gestos y movimientos.

Después tocaba repaso de las posturas a la hora de golpear, tanto con manos como con piernas. Una vez dominados, añadimos los desplazamientos. Y al final: ¡el kata! En concreto el primero, Heian Shodan. 
Lo practiqué un par de veces y entonces fue cuando Yusuke tomó mi móvil y me dijo: ¡Venga, que lo grabamos! 
Que vergüenza pasé jeje. No me gusta nada hacer exhibiciones cara el público, además ya estaba agotada de la clase... pero bueno, lo intenté y así quedó: 


Eso sí, me hizo recordar qué era lo que más disfrutaba de las clases de Karate. Siempre conecté con los movimientos fluidos y a la vez explosivos de los katas. 
Se que a mucha gente le relaja el yoga, el tai chi... Este último lo intenté, peeeero yo necesito algo más, un punto más de descarga, y eso me lo daba el Karate.

Bueno, tras lograr finalizar el ejercicio con más o menos éxito, Yusuke me dio una tabla en la que debía escribir con kanjis una palabra (si no sabéis él os ayuda) para luego partirla. Yo elegí la palabra "enfermedad", contra lo que lucho día a día. 

Karate

Así que ya solo faltaba romperla ^_^ (después la tabla te la llevas de recuerdo). 


Para finalizar la clase, de nuevo saludos y agradecimientos por el entreno y un poco de meditación. 

Tras cambiarnos de nuevo, regresamos juntos a la estación, con otro rato de conversación muy agradable. 
Disfruté mucho de esa mañana, de la clase y de la compañía de Yusuke, al que espero ver de nuevo por Barcelona o en Tokyo. ^_^

Si os llama la atención la experiencia de probar un arte marcial japonés, si queréis recordar viejos tiempos como yo, o sencillamente seguir practicándolo en vuestro viaje a Japón, no dudéis en contactarle. Lo pasaréis genial. ^_^


2 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...